CHUS LÓPEZ: "La responsabilidad social audiovisual entiende el audiovisual como una herramienta de transformación".

29/07/2020

Este mes entrevistamos a Chus López, socio fundador de CreaRSA y coordinador de RRHH, así como director de promoción y comunicación de la entidad. Con él hablamos de Responsabilidad Social Audiovisual, de su trabajo como entidad y del proyecto Somos Audiovisual Responsable que han puesto en marcha conjuntamente con PAC y Catalunya Film Festivals.

¿Qué es CreaRSA y cómo nació?

Nos dedicamos a hacer responsabilidad social audiovisual. Un concepto que entiende el audiovisual como una herramienta de transformación para crear responsabilidad social en cualquier ámbito. Nacimos como una asociación hace unos ocho años aproximadamente. En principio, éramos tres socias fundadoras con esta inquietud de trasladar a la parte audiovisual toda la escena de la responsabilidad social y de los valores de la economía social. Somos gente que venimos del ESCAC y del máster de documental. Desde el inicio de CreaRSA, decidimos que había que hacer mucha pedagogía en el audiovisual en cuanto a prácticas, sobre todo, de responsabilidad social y economía social. Por eso pusimos en marcha este proyecto. Básicamente, nos dedicamos a hacer audiovisuales de cualquier tipología y también asesoramiento y formaciones en temas de comunicación siempre muy relacionada con marketing responsable, comunicación responsable e inclusiva, con cómo se ayuda a las entidades, ya sea de la economía social o de otro ecosistema económico, a transmitir sus valores de marca o sus intangibles a su proyecto, a su entidad y cómo llegar al público objetivo en concreto.

 

¿Qué es la responsabilidad social audiovisual?

La entendemos como un modelo de gestión responsable. Este modelo es integral y va desde diferentes aspectos que pueden incidir en tu entidad: desde la misma organización de la entidad o la representación que pueden tener cada una de las personas que forman parte. También en cuanto a la toma de decisiones, por ejemplo. Si se hace de manera conjunta, si cada persona tiene un voto y tiene su representación equitativa, ... Después en el ámbito de la sostenibilidad, si realmente pensamos desde el inicio del diseño de la producción o del proyecto audiovisual que ponemos en marcha, el impacto ambiental que podemos tener. Preguntarse: ¿qué prácticas ambientales y qué recursos podemos tener? ¿A qué proveedores podemos acceder para hacer que nuestra producción sea más sostenible ambientalmente?

No solo esto, sino también integrar la perspectiva de la mujer. En el ámbito práctico es pensar en cuotas de representación de la mujer en altos cargos de las entidades, pero también en una remuneración que sea equitativa, en la representación, la captación de talento de mujeres. Que haya realmente una política de contratación que reserve un porcentaje equitativo para contratar a mujeres. También está estipulado en el ámbito de la reforma horaria, de los usos del tiempo que hacemos. Si realmente en estos usos de los tiempos tenemos en cuenta la conciliación familiar y laboral, que es un gran problema dentro del audiovisual. Es incidir poco a poco en cómo podemos hacer unos horarios lo más racionales posibles, integrando un plan de rodaje donde realmente se necesita un tiempo para la comida. Y que no sean unas pizzas de manera recurrente, sino que pueda ser una comida saludable. Que tengamos dentro de nuestra entidad un espacio de curas, de gestión emocional, en el cual cada una de las personas trabajadoras se sienta representada, pueda hablar y tenga este espacio donde ser escuchada y comprendida. Y, por tanto, pueda mejorar su proyección personal y profesional. Así la entidad será todavía más óptima en sus objetivos.

Incluir la defensa de los derechos humanos en la misma temática de los proyectos audiovisuales. La inclusión de la diversidad, de la que no se habla mucho y ni se ve representada en el ámbito audiovisual pero que en la sociedad es lo que vivimos: la diversidad en colectivos LGTBI, con personas de la comunidad negra… Intentar incluir toda esta diversidad y preguntarnos cómo podemos gestionar equipos que cada vez serán más remotos y diversos. Tener protocolos para gestionar esta diversidad, que tenga voz y que realmente haya una comunicación fluida dentro de la misma entidad. Que haya prácticas justas de operación. Esto quiere decir que todo el mundo cobre por convenio. Algo que es muy importante. Al fin y al cabo, es despertar esta sensibilidad y responsabilidad social que intentamos fomentar desde CreaRSA.

Y ahora lo estamos llevando a cabo con la campaña Somos Audiovisual Responsable junto con Marta Forn de la PAC y también con Marta Lladó de la Catalunya Film Festivals. También tenemos el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona. Las tres entidades estamos dentro del Pacto del Tiempo, que es una herramienta que se está haciendo desde el Ayuntamiento para racionalizar horarios y mejorar todavía más nuestras prácticas profesionales.

 

 

¿Cómo nació esta iniciativa Somos Audiovisual Responsable?

El año pasado presentamos un proyecto conjunto con otra entidad que se llama In Time, que también forma parte del Pacto del Tiempo, junto a su persona de referencia Xavier Peralta y también conjuntamente con la Iniciativa por la Reforma Horaria y su promotor Fabián Mohedano. Existía esta inquietud sobre el hecho de que hay unos usos del tiempo que no se están cumpliendo en muchos sectores, ya incluso antes de la pandemia. Se notaba que había un desfase muy grande entre horarios, conciliación, estilo de vida, alimentación, calidad del sueño... Nos unimos para hacer algo en este sentido. In Time y la Iniciativa aportaron este Know-how que ellos tienen en relación con todo el tema de usos del tiempo y nosotros toda la parte de responsabilidad social de la cual hablábamos antes.

Concebimos una herramienta de auto-diagnosis que las mismas entidades audiovisuales pueden utilizar para detectar si realmente están haciendo buenas prácticas o no en este sentido. Si no las están haciendo, que podría ser en la mayoría de los casos, se trata de incentivar a que las puedan hacer. No estamos hablando de conceptos como la reforma horaria o la responsabilidad social, muy abstractos, sino que realmente hay efectos prácticos en esta herramienta de diagnosis que les pueden ayudar a mejorar mucho su gestión y su productividad.

La herramienta fue un trabajo conjunto y se presentó en el Palau Macaya. Allí reunimos una serie de profesionales del sector para hablar de la herramienta y qué les parecía y debatir sobre esta para complementarla. Se constataron una serie de realidades: nos dimos cuenta de que había que hacer más énfasis en la no discriminación y fomento de la contracción de personas con diversidad funcional; que había que promocionar a la mujer en un sector totalmente masculinitzado, sobre todo en cargos de decisión y responsabilidad; que había que fomentar más la transparencia en cuanto a ingresos y reparto de remuneraciones en todas las escalas y categorías laborales y que había que evitar hacer prácticas de abuso de poder y acoso, otro tema importante dentro del audiovisual. Y que había que promover la diversidad cultural y social y un compromiso por una comunicación más plural. Surgieron una serie de cifras que fueron bastante aclaratorias. El 54% del alumnado en formación en el audiovisual son mujeres. Solo el 16% de los proyectos cinematográficos catalanes están liderados por mujeres y tan solo el 26% de los departamentos de producción audiovisual tienen una mujer al mando. Solo el 9% en cuanto a cargos de más difícil acceso. Tan solo el 10% de las películas tienen una mujer como productora ejecutiva. Y nos dimos cuenta de que había que potenciar muchísimo el espacio de curas en el audiovisual.

Después de llegar a estas conclusiones, con PAC y Catalunya Film Festivals, dos de las entidades presentes, hemos puesto en marcha Somos Audiovisual Responsable, también cuenta con la colaboración de la Iniciativa por la Reforma Horaria que ahora ha cambiado su nombre y se llama BCN Time Use. Y ahora estamos haciendo una campaña en nuestras redes sociales sobre todos estos temas, para dar recursos a las entidades audiovisuales y que así conozcan estas formas de hacer y que realmente las puedan aplicar en el día a día de su entidad audiovisual. El proyecto en cuestión está pensado para que sea una campaña de difusión, que tendrá dos sesiones con profesionales dentro de dos de los festivales que están dentro de la Catalunya Film Festivals. Estas dos sesiones serán convocatorias para trabajar estos temas conjuntamente con los profesionales.

 

 

Has hablado de la conciliación familiar, la desigualdad de la mujer. ¿Crees que estas son las dificultades principales del sector audiovisual a la hora de hablar de la Responsabilidad Social, la Reforma Horaria y los Usos del Tiempo? A pesar de que son una problemática de toda la sociedad, pero quizás en el audiovisual se ven más afectados por los horarios que se hacen en los rodajes, por ejemplo.

Correcto. El sector audiovisual, a raíz de la última crisis, ya era un sector muy precarizado en el ámbito de usos del tiempo y temas de remuneración. Creo que es un tema transversal pero que en el audiovisual todavía está mucho más agravado por los usos del tiempo que hacemos, por cómo se están conceptualizando y concibiendo las producciones en el ámbito de los rodajes, de carga de trabajo que puede asumir una persona o nivel de horarios. No puede ser que haya horarios de 14 o 15 horas de trabajo, porque esto afecta directamente al producto final y la obra que estamos creando. Y aparte, hay una acentuada precarización también en cuanto a la remuneración que se está percibiendo por los trabajos hechos. Sí que hay un estándar que trabaja y cobra bien en el audiovisual, pero muchos y muchas estamos por debajo y no llegamos a estos mínimos ni por asomo.

Realmente es un gran problema la representación de la mujer, pero no solo esto. Se tienen que incentivar muchísimo más otras prácticas. Para empezar, apostar por la contratación de proveedores realmente responsables y que sean de proximidad. Porque esta pandemia ya nos ha dado un aviso. Esta proximidad quiere decir que tenemos que revertir directamente la riqueza que estamos produciendo en el ámbito cultural y también económicamente en el territorio en el que estamos rodando. No tiene sentido llevar equipos proveedores foráneos cuando en realidad rodamos en espacios en los cuales podemos revertir nuestra riqueza.

La sostenibilidad, el papel de la mujer y como te he dicho, los usos del tiempo. Eran tres de los ejes que nos planteamos que eran de mucha urgencia para empezar a sensibilizar al sector audiovisual. Creo que nuestro primer objetivo es muy humilde, porque el sector es muy grande y muy diverso. Primero, para que conozcan qué es la responsabilidad social y de donde viene, que puede servir de modelo de gestión, pero que tienen también estas prácticas que pueden aplicar a su entidad y que de manera directa a corto y a largo plazo pueden impactar directamente en su gestión.

 

 

¿Qué puede hacer una empresa del sector audiovisual para dar los primeros pasos y promover estas ideas de responsabilidad social?

Puede despertar esta responsabilidad o este sentimiento de hacer las cosas de otro modo. Empezar a aplicar políticas propias dentro de la entidad en el ámbito de la organización, por ejemplo. El hecho de conciliar horas de vida laboral y familiar puede ser un mínimo gesto de gestión del tiempo. En vez de colocar una reunión a las seis de la tarde, hacerlo a las cuatro. Esto ya es un mínimo de decisión. En vez de trabajar todos en la misma oficina, crear modelos híbridos de gestión, de presencialidad. Que se pueda dar más espacio al teletrabajo. Ahora con el tema de la COVID, mucho más.

Hacer protocolos y planes de igualdad es muy importante. Las empresas de más 100 trabajadores, y con la última ley de más de 50, están obligadas a hacer planes de igualdad. Y no todas lo hacen. Establecer protocolos de prevención de acoso sexual. Incluir una comunicación inclusiva dentro de la entidad. Establecer cuotas de contratación contratando sí o sí a mujeres. E introducir el concepto de oficina verde. Intentar empezar desde mi ámbito de trabajo y después hacer un cambio poco a poco para ir incorporando proveedores más responsables y que tienen una cadena de valor también responsable. Esto es lo primero que se puede hacer y es fácil. No llevará a hacer que las productoras, distribuidoras y exhibidoras se lleven las manos a la cabeza y digan: “¿Esto qué es? No lo sé hacer”.

Si vamos a modelos más sostenibles porque realmente la economía nos está llevando hacia esto, no tiene sentido proponer modelos de producción cinematográfica que tengan un paradigma anterior. No solo lo estamos diciendo nosotros, muchas de las producciones que está haciendo Netflix, que tiene muchísimos recursos, ya están integrando todo esto. Pero si soy una entidad que estoy en mi mundo y tengo que presentar subvenciones para el día tal, que tengo un proyecto que está a punto de caerse y no sé si podré hacerlo finalmente. Dentro de esta vorágine, estas prácticas te pueden hacer más efectivo y productivo. La cuestión es mejorar en esta gestión. No es un ámbito al que me tengo que adherir e incorporar porque me queda muy lejos. Porque realmente si lo incorporas irás mejorando poco a poco en esta gestión diaria.

 

El 29 de septiembre organizáis la jornada 'El futuro del tiempo de trabajo'. ¿En qué consiste y que podremos ver allí?

Es una iniciativa del Pacto del tiempo del Ayuntamiento de Barcelona, al cual nosotros estamos adheridas. Se hace una jornada para presentar y reflexionar en torno a cuáles son los retos de futuro que se plantean en el ámbito profesional. Dentro del Pacto del Tiempo, esta jornada encaja también con la semana que se hará de los usos del tiempo en el ámbito de los horarios en Barcelona. Hay un grupo motor que lo está llevando a cabo y que incluye a muchas de las entidades que forman parte del Pacto del Tiempo. Se trata de establecer un punto de debate en el cual haya diferentes expertas y expertos que hablarán sobre cuáles son las principales inquietudes que nos trae toda esta nueva situación de la covid en el ámbito del trabajo. Sobre todo, porque la carga de trabajo se ha acentuado muchísimo. Según diferentes estudios, se está teletrebajando entre dos y tres horas más al día. Hablaremos de cómo esta carga de trabajo puede llegar a incidir y cómo nos planteamos el futuro del trabajo.

Animo a todas las entidades adherirse al Pacto del Tiempo. Básicamente tienen que ponerse en contacto con su plataforma. Les hacen una entrevista donde detectan qué usos del tiempo están llevando a cabo y qué líneas de mejora se pueden revertir hacia su entidad. Puede ser un primer paso también para una entidad que no tenga conocimiento de que le puede aportar la responsabilidad social.

 

Últimas notícias

Premio Joves Creadores de la Bonne

Anuncio de convocatoria

VII SHOWCASE DE PILOTOS DE FICCIÓN Serielizados Fest

Ya podéis presentar vuestros pilotos