Conxa Orea: "El sector audiovisual está evolucionando muy rápido y el público cada vez es más exigente"

29/02/2016

Este mes entrevistamos a Conxa Orea, productora ejecutiva de TV3. Entre los proyectos que ha producido, se encuentran Nit i Dia, Merlí, Cites, Polseres Vermelles, Plats Bruts...

- Para empezar, ¿cuál es el papel de un productor ejecutivo? ¿Qué tareas desarrolla?

El productor ejecutivo es el responsable último del proyecto, ya sea una serie o programa de televisión, una película, o cualquier otro proyecto audiovisual. Interviene y vela para conseguir la calidad óptima en todas las partes de este proyecto: contenido, lenguaje, presupuesto, planes de trabajo... En definitiva, conseguir un buen producto para el público al que va dirigido. Y que sea un éxito, ¡por supuesto! Esto es lo que queremos.

Nosotros trabajamos en equipo, quiero decir que en cada proyecto hay más de un productor ejecutivo. Cada uno de nosotros aporta talento a una parte del proyecto en función de la procedencia, pero todos tenemos el mismo objetivo, conseguir el producto que pensamos que el público querrá ver.

 

- Hay diferencias entre llevar a cabo la producción ejecutiva de una serie de TV y la de una película?

En esencia no, el objetivo es el mismo. Pero el medio, televisión o cine, marca la diferencia.

La industria cinematográfica es mucho más compleja que el sector televisivo, intervienen muchos más agentes, ya sean productores, distribuidores, exhibidores... Los procesos de producción pueden ser similares en televisión y cine, de hecho cada vez son más cercanos, pero el recorrido de una película, desde la idea hasta levantar el proyecto (conseguir la financiación) y su estreno en las salas puede ser muy largo y difícil.

 

- ¿Qué visión de la ciudad de Barcelona se quiere dar en las series producidas por TV3, como es el caso de Cites o Nit i Dia?

La verdad es que nosotros lo que buscamos es una buena historia y que esté bien contada. Con este punto de partida han surgido series como Cites, Nit i Dia y Merlí, cito estas porque son las últimas que hemos producido.

En el caso de Cites, al intentar situar los personajes, teniendo en cuenta cómo son, qué hacen, cómo y dónde viven, la ciudad de Barcelona nos pareció un buen escenario donde explicar todo esto. A partir de aquí quisimos rodar en diferentes barrios de Barcelona, ​​huyendo de los lugares más turísticos y surgió una imagen de Barcelona como ciudad moderna con muchos atractivos y lugares por descubrir. Incluso había gente, seguidores de la serie, que se ponían en contacto con nosotros para saber dónde estaba aquel restaurante, o calle, o bar. El equipo de Filmax hizo un trabajo excelente.

En el caso de Nit i Dia la historia marcaba el espacio, ya que la Ciudad de la Justicia y el Instituto de Medicina Legal eran decorados naturales, necesarios e imprescindibles para explicar la serie. Esto lo tuvo muy claro desde el principio el equipo de Mediapro. Creo que en este caso estamos dando una visión del mundo de la medicina legal y la investigación judicial muy nuestra, tal y como es en la realidad y esto, aparte de crear empatía con nuestra audiencia, refuerza la imagen de la ciudad.

 

- ¿Qué crees que tiene la ciudad de Barcelona como plató de cine, en tu caso para producir series, que no tenga otra ciudad?

Creo que Barcelona es un excelente plató, podemos encontrar de todo, rincones bonitos, espacios turísticos, ciudad antigua, ciudad moderna, tiene muchos colores y mucha vida y espacios muy diferentes. Otro factor importante es el clima, tenemos un clima ideal para rodar en el exterior, con mucha luz y buenas temperaturas casi todo el año. Y al mar. Una ciudad con mar siempre "viste" mucho.

Lo que todavía no tenemos es "cultura cinematográfica". Cuando sales a rodar por calles y según los barrios tienes la sensación de que lo que haces estorba a la gente, a los vecinos. Por no decir que conseguir permisos para rodar en según qué horas o según qué lugares es difícil y poco ágil. En estos aspectos todavía tenemos que mejorar.

 

- ¿Qué relación tienes, como productora ejecutiva, con la Film Commision?

Empezamos a trabajar con la Film Commission a partir de Cites, que es cuando nos surgió la necesidad de contar con ayuda para agilizar los permisos y los trámites administrativos para poder rodar por las calles de Barcelona. Hasta entonces la mayoría de series se producían en gran parte a platós, aunque fueran naturales, como en el caso de Polseres Vermelles que se rodaba en un hospital de verdad. En cuanto a Cites toda la ciudad era el plató. El equipo de producción de Filmax tuvo que hacer muchas gestiones y trámites y aquí la Film Commision tenía su papel.

 

- ¿Cómo valoras la labor de la Film Commission en Barcelona?

Creo que se está haciendo muy buen trabajo y que es importante que exista. Necesitamos colaborar juntos. Pienso que el sector audiovisual está evolucionando muy rápido, cambiando su lenguaje, su tecnología, en definitiva su calidad. El público es cada vez más exigente y en el caso de la televisión ya no funcionan las series como las hacíamos antes. Los decorados deben ser verosímiles, amplios y que no se vea la trampa, la luz lo más cercana a la realidad posible... la tecnología hoy en día nos permite hacer muchas cosas y los directores ya no se conforman con según qué ... quieren espacios naturales, amplios, libertad para contar... y tenemos una ciudad que es un plató excelente. Sólo necesitamos conseguir agilizar trámites, más ayuda... aquí la Film Commission tiene un papel importante.

Últimas notícias

Jornadas de debate sobre la sostenibilidad en el sector audiovisual

Presentación del Certificado Español de Sostenibilidad Audiovisual (CESA)

MARÍA RIPOLL RUEDA EN BARCELONA ‘TAMBIÉN ESTO PASARÁ’ 

Adaptación de la novela de Milena Busquets

LILIANA TORRES: “El hecho de no tener referentes de ciertas experiencias vitales en la pantalla, en este caso el no ser madre, te hace más huérfana a la hora de tomar decisiones serenas y sin miedo”.

Este mes entrevistamos a Liliana Torres, directora de cine que acaba de estrenar su tercera película. Mamífera es la historia de una mujer que no quiere ser madre. El film ha rodado en Barcelona.