Tiina Lokk-Tramberg: “Siempre hemos tratado de mantener los intereses de las películas y los realizadores por encima de los nuestros”.

19/04/2018

Entrevistamos a Tiina Lokk-Tramberg, directora y fundadora del PÖFF Black Nights Festival de Tallin en Estonia.

Originalmente, PÖFF era un escaparate para las películas nórdicas, pero a medida que el festival creció, amplió su selección para convertirse en la mayor reunión cinematográfica del norte de Europa. La primera edición fue en 1996, cinco años después de la independencia de Rusia. ¿Cuál era la situación en cuanto a filmación en el país antes de la independencia? ¿Había suficiente producción local? ¿Y cómo surgió la idea de comenzar un festival?

Soy fundadora del festival y directora desde el mismo comienzo. Durante la era soviética, cuando éramos parte de la industria cinematográfica soviética como las otras 14 repúblicas, teníamos un estudio de cine totalmente equipado y producíamos alrededor de 6-8 largometrajes por año. Nuestra producción documental y de animación eran bien conocidas incluso fuera de la Unión Soviética. Y teníamos alrededor de 300 pantallas en toda Estonia.

Se produjo un proceso de colapso continuo de la industria cinematográfica y los cines en el momento en que comenzamos el festival. La producción de películas estonias estaba bajo un signo de interrogación y la red de cines iba cerrándose rápidamente. De las 300 pantallas en toda Estonia, solo había cuatro pantallas en dos ciudades que todavía estaban en funcionamiento. Y proyectaban solo producciones de Hollywood. Cuando comenzamos, queríamos que la gente se preguntara: ¿Por qué no tenemos más cines? ¿Por qué no tenemos en el repertorio películas de otros países además de los Estados Unidos? ¿Dónde están las películas y los cineastas de Estonia? Black Nights nació como una acción de protesta para demostrar que hay películas - películas de autor- y debe haber cines y que tenemos que mantener nuestra propia industria cinematográfica y ayudar a desarrollarla.

Creo que podemos decir que nosotros como festival y la industria, en general, hemos tenido éxito: Estonia tiene uno de los números más altos de visitas promedio al cine per cápita en Europa: 2,67 (en 2017); tenemos una industria cinematográfica pequeña, pero muy exitosa y conocida, y nuestra propia escuela de cine. Algunas películas estonias logran encabezar la taquilla local y la cuota de mercado se está equilibrando gradualmente, actualmente se mantiene en 55% para los EE. UU., 23% europea (Estonia excluida), 8% de producción estonia y 13% de producción no europea (en 2017).

 

Eres la directora del Festival, pero antes estuviste relacionada con el sector cinematográfico. ¿Cómo te convertiste en directora del festival? ¿Y cuáles fueron tus experiencias previas en este sector?

Soy fundadora del festival y lo he estado dirigiendo desde el principio, habiéndolo construido (con un gran equipo, por supuesto) desde cero. Terminé la Escuela Internacional de Cine de Moscú (VGIK) como crítica de cine, teórica y guionista. Después de haber trabajado en el estudio de cine Tallinnfilm como guionista, fui una de las personas que participó en la construcción de la escuela de cine (Baltic Film, Media, Arts and Communication School) en Estonia. También creé y dirigí una compañía de distribución en la década de 1990. Quebrantó durante la primera crisis económica en 1997 cuando muchos cines también cerraron.

 

¿Qué significó para Black Nights Festival la acreditación de festival de Clase A que recibió en 2014 por parte de la Federación Internacional de Asociaciones de Productores (FIAPF)?

Antes de obtener la acreditación de clase A, no teníamos derecho a organizar competiciones sin fronteras, geográficas ni por tema. Éramos un festival de Eurasia según las clasificaciones FIAPF. En realidad, la iniciativa de convertirnos en un festival de clase A no fue idea nuestra: había cineastas de América del Sur y del Norte, África, que querían formar parte de las competiciones, pero no pudimos aceptarlos porque nuestras normas no lo permitían. Ahora estamos libres de restricciones.

De acuerdo con las tradiciones y también como parte de las obligaciones de un festival de cine de clase A, hemos lanzado nuevas películas y nuevos talentos, para que el público tenga la oportunidad exclusiva de ver estrenos mundiales e internacionales y tenemos la responsabilidad de no convertirnos en un cementerio para las películas, con estrenos mundiales e internacionales, que se muestran en nuestro festival. Eso significa que tenemos que construir un departamento de comunicación y mercado y desarrollar la parte de Industria del festival para ayudar a las películas a llegar más lejos.

Además, es una gran oportunidad para desarrollar los sectores del turismo y la economía de servicios, la industria creativa y también, es una gran oportunidad para la industria cinematográfica regional, especialmente Letonia, Lituania y Rusia y los países de la CEI (Comunidad de Estados Independientes), y por supuesto, la industria estonia.

 

Estamos seguros de que no hay una fórmula perfecta para el éxito. Sin embargo, ¿cuáles crees que son las claves del éxito del espectacular crecimiento de tu festival?

No son que yo deba responder, pero creo que tal vez si siempre hubiéramos tenido el suficiente dinero para hacer el festival, no hubiéramos sido tan creativos y con ganas de hacer cosas como para pensar en cómo desarrollar más con menos fondos. A veces, es bueno comenzar desde cero. Si hubiera sabido antes lo difícil que es crear un festival y dirigirlo, es posible que nunca lo hubiera hecho, pero afortunadamente, siempre estuve rodeada de personas y equipos fantásticos, que me apoyaron e inspiraron para continuar.

Por supuesto, nunca está de más tener excelentes habilidades profesionales, pero creo que lo más importante es que siempre hemos tratado de mantener los intereses de las películas y los realizadores por encima de los nuestros. Además, siempre hemos intentado seguir analizando el paisaje y siempre hemos sabido dónde, en un momento determinado, está nuestro lugar alrededor de la mesa (del festival): somos soñadores, por un lado, realistas por el otro.

 

¿Qué tipo de apoyo recibís por parte de la administración pública?

Del presupuesto de cerca de 1,4 millones de euros, la dotación cultural ronda los 30.000 euros y el apoyo de la ciudad de Tallin el año pasado fue de 50.000.

 

¿Cuál es la importancia de vuestro festival en el sector de distribución en vuestro país?

El festival proyectó 15 películas el año pasado que se han distribuido, pero en su mayoría son películas que se han estrenado en Berlín, Cannes o Venecia. Lamentablemente, los distribuidores locales aún no han encontrado la cobertura para llevar a la distribución local ninguna de las películas que hemos descubierto, aunque ha habido varias con buen potencial de distribución en Estonia.

 

¿Cómo interactúa vuestro festival con la industria local: expositores, productores, etc.?

La mayoría de la industria local asiste a nuestros eventos industriales, especialmente al mercado de coproducción; algunos distribuidores asisten a las proyecciones de la industria del festival, pero como mencioné anteriormente, no han hecho tantos tratos con estas películas como los distribuidores extranjeros.

 

¿Cómo es vuestra convivencia con otros festivales locales? ¿Hay más festivales ahora? ¿Y crees que vuestro festival sirvió para crear más?

No hay mucho espacio para un escenario cinematográfico competitivo, solo para varios pequeños festivales de nicho, con quien no tenemos contactos profesionales muy cercanos. Nosotros mismos organizamos otros dos eventos fuera de temporada: el Haapsalu Horror and Fantasy Film Festival y el Tartu Love Film Festival. El número de festivales de cine ha permanecido, más o menos, igual durante los últimos 10 años.

 

Industry@Tallinn y Baltic Event son partes importantes de vuestro festival. Con el Baltic Event y los Work in Progress, alentáis la creación de vuestro propio cine. ¿Cómo surge esta iniciativa? ¿Has notado un crecimiento en vuestra propia producción como resultado del apoyo de tu festival?

Baltic Event desde 2005 e Industry@Tallinn desde 2010 han proporcionado una plataforma para a la vez, proyectar las últimas obras casi terminadas a la comunidad cinematográfica internacional, lo que brinda mayores posibilidades de que las empresas de ventas y festivales las recojan, y para proyectos de nuestra región que necesitan un socio fuera de sus países de origen. Hubo solo cuatro largometrajes completados en Estonia en 2010 (siete en 2006), mientras que en 2017 ese número fue de 14, la mayoría de ellos coproducciones que han estado en la alineación del mercado de coproducción.

 

A nivel internacional, participáis en el European Genre Forum. ¿Cuál es el objetivo principal de este proyecto que tiene tres eventos y cuál es vuestra participación en él?

El European Genre Forum consiste en una serie de talleres para ayudar a los prometedores talentos del género europeo ya establecidos con sus proyectos en tres áreas: dirección (laboratorio organizado por Imagine Film Festival en Amsterdam), producción (laboratorio organizado por Fantastic Zagreb Film Festival) y ventas y marketing (Tallin). El Laboratorio de Ventas y Marketing de EGF en Tallin suele ofrecer talleres de formación de pitch por entrenadores de pitch, sesiones especiales sobre temas relacionados con ventas y marketing de proyectos que incluyen cómo crear un paquete de proyectos atractivo, comprender la monetización y ofertas de VOD y plataformas digitales, expandir el universo de la historia a través de la participación transmedia y de la marca, y cómo desarrollar una estrategia de festival y mercado.

 

También incluís una línea de trabajo con países pequeños. Los promotores de películas de países más pequeños como la Región de Flandes en Bélgica estuvieron invitados el año pasado, por ejemplo. ¿Crees que es importante unir fuerzas con otras regiones pequeñas y cómo ayuda a la producción local?

Además de que Flandes es una región que ha desarrollado un lenguaje cinematográfico distinto e interesante que queríamos compartir con nuestra audiencia, también comparte similitudes con Estonia y podría servir como un excelente ejemplo de una pequeña industria que golpea más allá de su peso, con varios nominados a los Premios de la Academia y que ha proporcionado varios nombres importantes para la industria global.

La cooperación como tal es siempre enriquecedora para una industria más pequeña, aportando nuevas ideas, talento, ayudando a cambiar la mentalidad, etc. El festival siempre ha tenido como una de sus misiones ayudar a producir películas de regiones que en su mayoría están fuera del panorama general de la industria del cine, por ejemplo, países como Kirguistán y Armenia que producen grandes películas de vez en cuando.

 

El festival celebró el Just Film - Festival de Cine Infantil y Juvenil diseñado para el público infantil, las mejores películas son seleccionadas por jurados de jóvenes locales, y también tiene un club de críticos jóvenes. ¿Es esa la manera de acercarse a las nuevas audiencias y crear un compromiso con ellas?

De hecho, una parte vital de Just Film es acercarse a las audiencias más jóvenes. Esto tiene dos aspectos importantes, fuertemente interrelacionados: primero, educar y cultivar a los jóvenes y generar interés en el cine, entender el lenguaje del cine y buscar variedad cinematográfica en sus experiencias visuales, mientras, por supuesto, también cultivar un crecimiento posterior para el festival principal. Sin embargo, al mismo tiempo, también es un lugar importante para conocer sus intereses y puntos de referencia culturales para usarlos en la composición del programa.

Últimas notícias

La sostenibilidad en el mundo del entretenimiento

Ponente: Emillie O’Brien fundadora y directora general de Earth Angel

ESTA SEMANA VEN A BFCLABFESTIVALS_EDUCACIÓ

El día 22 de noviembre al CRP. Centre de Recursos Pedagògics de Sant Andreu

El Festival Inclús 2018 calienta motores

Del 27 de noviembre al 2 de diciembre